Historias de Vida

Ana Rodríguez, Las Productivas

Ganadora Categoría Microempresa Del Año, Premios CITI 2019

En los últimos años las mujeres han tomado una posición más activa e importante en el mercado laboral. Poco a poco han pasado de ser amas de casa a emprendedoras que convierten ideas en proyectos que, gracias a su perseverancia, consiguen sacar adelante. Un ejemplo de ello es Ana, quien forma parte desde hace 8 años a un grupo de mujeres del Corozo Abajo en la provincia de Monte Plata; un proyecto que surge en el 1998 mediante la colaboración e impulso de la USAID y REDDOM, quienes ayudaron a esta pequeña asociación a descubrir su pasión por el chocolate, quienes tomaron la iniciativa de elaborar diferentes productos derivados del cacao orgánico.

Dicen que quien se enamora del mundo del cacao no puede luego escaparse de su encanto. Así le pasó a esta productora, una mujer que combina armoniosamente parte de las cualidades más apreciadas en un ser humano: la humildad y los conocimientos. Ana es cliente de la institución desde el 2015 y a la fecha ha obtenido dos préstamos.

 

 

 

Santa Toribia Carmona, Ebanistería “Víctor Manuel”

Ganadora Categoría Familiar, Premios CITI 2019

En la mitología griega, el fénix es un ave de larga vida que se regenera cíclicamente o, de lo contrario, nace de nuevo. En ese sentido, se puede catalogar a Santa, su esposo Víctor, y su ebanistería “Víctor Manuel” como “Ave Fénix”, ya que luego de haber iniciado con una carpa en el patio de su humilde vivienda en el sector “La Jeringa” de San Cristóbal, su negocio fue tomando forma y pudieron construir una infraestructura adecuada adquiriendo las herramientas y maquinarias necesarias para una buena operación del negocio. Todo iba según sus planes y aspiraciones hasta que una crecida inesperada del Río Yubazo inundó gran parte del sector y a ellos les llevó desde los ajuares del hogar hasta los materiales de construcción, muebles terminados y todas las herramientas y maquinarias de su incipiente emprendimiento.

Después de varios días en “shock”, en los que recibieron hasta apoyo psicológico decidieron reiniciar desde “cero”. En la actualidad presentan gran cantidad de trabajos y comentan que tienen contratos con empresas de construcción desarrolladoras de proyectos habitacionales para elaborar toda la ebanistería requerida.

Es clienta de la institución desde hace 19 años, donde ha tomado más de veinte préstamos, incluyendo un préstamo de emergencia cuando lo perdieron todo.

Ramona Bautista, Productora de Mango

Empeño y un optimismo melodioso es lo que se percibe en Ramona Bautista cuando nos habla de su proyecto de mangos ubicado en Las Mallitas, Baní. A pesar de que durante un largo tiempo el terreno que forma parte del proyecto estuvo abandonado, Ramona y su hijo, junto a algunos jornaleros lograron establecer unas 40 tareas de mangos de la variedad Keitt.  Actualmente, la plantación tiene 3.5 años de edad y hoy en día ya comenzó la producción en algunos árboles, pero aún no inicia a escala general en la plantación.

Como todo emprendimiento por pobladores rurales, la escasez de recursos financieros al inicio, fue el factor principal que afectó a este proyecto de mangos, lo que ha podido solventar gracias al financiamiento. Es por eso que en estos momentos los involucrados (Ramona y su hijo) destacan el apoyo financiero y otros aspectos, que les ha brindado el Banco ADOPEM. Aunque la actividad aún no ha podido generar los recursos suficientes, se mantiene cultivando otros tipos de productos y con los ingresos que genera su venta puede solventar parte de los gastos corrientes de la plantación.

 

María Antonia Paredes Elaboración Muebles de Goma

Ganadora Categoría Medio Ambiente, Premios CITI 2019

Un cuchillo filoso como herramienta clave, más la habilidad e imaginación, se han convertido en el sustento de esta familia, quienes desde hace dos años dan otras formas y usos a las llantas usadas. Nos cuenta que aprendió con una foto y fue perfeccionado sus habilidades a través de videos de YouTube.  “A la primera que tiene que gustarle una pieza es a mí, si a mí no me gusta no la vendo”, aseguró.

En la actualidad, la materia prima que utiliza la encuentra en los zafacones de la comunidad, pero algunos de sus vecinos que conocen de su trabajo se las traen a la casa y esto le favorece para que cree nuevas figuras. Ayudar al medio ambiente evitando que quemen llantas y contaminen más al planeta fue el motivo de iniciar a reciclar este material convirtiéndolas en muebles, comentó.

Al apreciar su trabajo se comprueba que realiza sus artesanías con mucha sutileza y que además procura impregnar su sello personal. Precisó que el negocio está integrado por sus dos hijos, y que en este último año su crecimiento ha sido enorme, “no lo hice tanto por la venta, sino que todos los que veían las cosas que hacía les gustaban, y así fue como un gusto se hizo negocio”.

Luz Creceida Santana Germán, Griceliz Centro Comercial Educativo

Ganadora Categoría Educativa, Premios CITI 2019

Griceliz Centro Comercial Educativo es un centro de formación que enseña las técnicas y herramientas para mejorar el desarrollo personal de sus alumnas, así lo describe doña Luz. Para ella “educar” significa comunicar conocimientos y promover actitudes positivas que contribuyan en la formación de hábitos y el desarrollo de la personalidad. Con el apoyo del INFOTEP, su Centro gradúa cada año más de 500 alumnos. Considera un gran logro el hecho de que la mayoría de los egresados o tienen su propia pequeña empresa o son empleados de algún establecimiento, lo que le garantiza en sustento de sus hijos y el progreso de sus familias.

“Los estudiantes llegan a esta escuela motivados en emprender negocios propios, y la institución hace esfuerzos en incursionar cada día en nuevas ofertas de cursos, de acuerdo a lo que exige la sociedad”, indicó

Como mujer trabajadora y echada para adelante se califica a sí misma. Para ella nada es imposible y todo lo que hace lleva implícito su sello de sacrificio y calidad, por eso todas las mujeres que quieren montar su propio salón de belleza la buscan para que les transmita sus conocimientos.

Benita Hernández, Producción de Macadamia Jarabacoa

Benita es una señora muy dinámica y activa en su comunidad, tiene 63 años y es oriunda de Manabao en el municipio Jarabacoa, La Vega.

En Manabao tiene una tierra, herencia de sus padres, la cual desde antes del retiro ha cultivado de café, limón, guineo y chinola. Ha vivido muchas historias, pues dos huracanes han destruido sus cultivos; oportunidades que ha aprovechado para reinventarse y nuevamente iniciar. Conoce al Banco desde antes de abrir sus oficinas en Jarabacoa, ya que como parte de sus gestiones comunitarias ayudaba a los pequeños productores a solicitar créditos para sus labores agrícolas.

Pero un día los papeles se invirtieron… Benita asistió a una reunión de productores con el Banco ADOPEM que ejecuta en alianza con la Comercializadora La Loma. Lo pensó bien y se comunicó con la institución e inició el proceso de solicitud de crédito y asesoramiento. Esta mujer está dedicada en cuerpo y alma a su producción y utiliza abono orgánico para las mismas; es tanto el cuido que con menos de 2 años ya tiene algunas plantas con frutos.

 

 

 

Yohanna Sosa D’ Alexis Cartonera

Ganadora Categoría Medio Ambiente, Premios CITI 2019

Yohanna tiene 29 años, trabaja hace ocho como cartonera junto a su esposo y equipo que conforma la pequeña empresa, ubicada en la localidad de Los Guaricanos. D’ Alexis Cartonera nombre de su empresa, la cual se dedica a la venta y comercialización de cajas de cartón corrugado, creando soluciones de empaque de acuerdo a la necesidad del cliente. Su idea desde el principio era comercializar un producto de bajo costo, buena calidad y que fuera accesible a todos.

“Este trabajo nos permite pagar las facturas, pasar tiempo con mi familia y me da mucha confianza e independencia”, explica.

Los empaques que se producen son de material reciclados, con lo cual contribuye a disminuir la tala de árboles permitiendo que se evite la deforestación de los bosques. Nos comenta que, “mientras haya salud, lo demás viene”, se mostró optimista y dijo que día a día trabaja para que sus hijos puedan estudiar sin preocupaciones. Entiende que la clave está en atreverse y tomar la decisión, advierte que como en todo proyecto “vendrán días malos”, pero con valor y trabajo son superados.

Fulgencia Torres, Productora De Cerezas

Ganadora 1er. Lugar Categoría Agropecuaria, Premios CITI 2019

Fulgencia es una productora de cerezas de la localidad de Los Castillos. Junto a su esposo produce cerezas desde hace nueve años. Hoy tienen aproximadamente 500 matitas que producen todo el año.

A lo largo de este tiempo, han ido logrando una fuerte especialización y perfeccionamiento nuestro cultivo para ofrecer actualmente un producto magnífico, de gran calidad y singularidad, que se destaca por el intenso sabor, por su gran calibre y por una textura tersa y compacta.  Esta empresaria ha dedicado gran parte de su vida al ámbito rural.

Es cliente de la institución desde el año 2012 y a la fecha ha obtenido seis préstamos.

 

Escríbenos Llámanos Síguenos